ARCANO MAYOR VII

El Carro en el tarot

Carta de El Carro en el Tarot de Marsella

“El hombre es un auriga que conduce un carro tirado por dos briosos caballos: el placer y el deber. El arte del auriga consiste en templar la fogosidad del corcel negro (placer) y acompasarlo con el blanco (deber) para correr sin perder el equilibrio.”

Platón (427 AC-347 AC)

Filósofo griego.

Elementos

Agua

Asociación astrológica

Luna y Cáncer

Significados

  • Victoria
  • Deseos
  • Control
  • Autoafirmación
  • Honradez
  • Voluntad
  • Perseverancia
  • Equilibrio de fuerzas

Introducción a este Arcano

El Carro, arcano número VII del tarot de Marsella, ese guerrero que vuelve del combate con esplendor, es la representación de la victoria, del triunfo de los cambios -tanto internos como externos- del ser humano. Ahora bien, no una victoria placentera, sino dura y laboriosa: esta carta nos muestra que la motivación y la constancia son la llave de todos nuestros éxitos y progresos. Es el poder de la fuerza de voluntad.

Es por eso que El Carro en el tarot es sinónimo de seguridad, de un yo vigoroso y de la confianza en nosotros mismos. Su número, el siete, interrumpe la armonía del seis, trayendo consigo mayor pluralidad y experiencia, e indicando, sobretodo, acción en el mundo terrenal: una acción que está representada por ese carro tirado por dos caballos (se termina la inmovilidad física que representaban los cuatro anteriores arcanos y se recupera la que El Loco inicio). Pero si El Loco en el tarot no sabía hacia dónde se dirigía, El Carro lo sabe perfectamente.

Los astrólogos asocian El Carro con el signo protector de Cáncer (el Cangrejo).

Descripción de la carta de El Carro

En la carta de El Carro presenciamos cuatro elementos principales: un hombre, un carro y dos caballos.

El hombre parece una clase de príncipe y a la vez guerrero, pues porta una armadura de color azul con unas hombreras de oro adornadas con lo que parecen dos rostros humanos, ambas de color rojo. De cabello rubio, este personaje sujeta con su mano derecha un tipo de vara dorada, mientras apoya su mano izquierda en su cintura, en una muestra de relajación y control de la situación. Lleva, a su vez, una corona ornamentada de oro.

Del carro llama la atención su color carne en la base principal de la estructura, en sus ruedas y en el manto que hace la función de cubierta para el techo; asimismo, podemos apreciar las iniciales S.M. en el frontal del carro, cuyo significado, para algunos, refiere a “Su Majestad”, o tal vez a la propias iniciales del nombre del creador del tarot, pues era costumbre que los diseñadores y fabricantes de aquella época -siglo XIV- colocaran su firma en todas sus creaciones. Por otra parte, el carro dispone de cuatro columnas, dos azules y dos rojas, las cuales hacen de soporte para el dosel.

El carro es conducido por el hombre, pero tirado por dos caballos, uno de color rojo (izquierda) y otro de color azul (derecha); en el rojo vemos cómo éste levanta su pata derecha, mientras que el azul hace lo mismo con la izquierda.

Finalmente, vemos que el terreno por donde avanza el carro es irregular y de color principalmente amarillo, y que presenta algunas plantas de color verde.

Carta de El Carro en el tarot Universal de Waite

Carta de El Carro en el Tarot Universal Waite

En la figura de la baraja de Waite vemos al mismo príncipe, pero esta vez lo que sujeta en su mano derecha se parece más a una fina espada desenvainada que a una vara o cetro de mando. En esta carta del tarot no vemos las hombreras con rostros humanos, y, en vez de un caballo rojo y otro azul, vemos dos esfinges, una blanca y otra negra. Ya no hay fondo blanco, sino una ciudad, mientras que el techo del carro es cubierto por un manto estrellado.

El elemento más característico de esta carta del tarot es que en la parte delantera del carro vemos un símbolo conocido como Lingam y Yoni, es decir, la unión de lo masculino y lo femenino; éste símbolo aparece debajo de las conocidas alas de Mercurio, lo que denota que el elemento sexual presente en esta carta está bajo dominio completo de la sabiduría y de la voluntad -propias de este Arcano Mayor.

Explicación de los colores

El color rojo, presente en el caballo a la izquierda de la carta, en parte de la armadura del hombre y en dos de las columnas del carro, simboliza tanto el deseo y las pasiones como la fortaleza y la energía.

El azul, símbolo de lo espiritual e ideal, lo vemos en el caballo de la derecha, en la coraza del príncipe y en los otros dos pilares. Este color -sobretodo en su armadura- significa que el hombre ha de protegerse de los peligros a nivel espiritual e ideológico y que son necesarios superar para alcanzar un nivel de contemplación superior.

El amarillo que aparece en el suelo, en los cabellos del personaje, en la manga izquierda, en la corona, en el cinturón y en la vara, nos indica que la inteligencia es inagotable. Por otra parte también es un color que refiere a la fuerza masculina, propia de la figura de príncipe y héroe victorioso que vemos en este naipe del tarot.

El color carne de la estructura principal del carro, de sus ruedas y del manto que cubre la parte superior de la estructura, es una mención a todo lo material y carnal, a los placeres y, sobretodo, a la propia vida y humanidad.

Significado de El Carro en el tarot

El Carro en el tarot significa circunstancias en las cuales es necesario realizar un fuerte control sobre nosotros mismos u alguna situación y que solamente conseguiremos controlar con voluntad, garra y determinación.

Esta figura es el Arcano Mayor de la victoria y suele ser sinónimo de “progreso a través del equilibrio de fuerzas opuestas”, de “control firme”, de “autoafirmación”, de “deseos” y de “acción en el mundo”. El simbolismo de tono militar de El Carro nos muestra disciplina, lucha bélica, determinación y confianza: todos rasgos de hombres y mujeres triunfadores.

Que la estructura principal del carro y de sus ruedas sean de color carne hace que muchos expertos lo asocien con una representación del cuerpo humano, siendo los caballos la energía de este (pasional y espiritual) y el propio personaje central el alma o espíritu del hombre (un alma que logra controlar de manera serena y sin esfuerzo la acción y dirección de los caballos y, por tanto, de las acciones que pueden llevar a cabo).

Vemos en la armadura del personaje central dos hombreras son forma de media luna, con rostros grabados en ellas: estas caras son una analogía de las dimensiones principales del ser humano, a saber, la dimensión interna, relacionada con lo psíquico, y la parte externa, relacionada con la materia y la acción. Asimismo, se suele atribuir a cada uno de estos rostros un significado distinto, como -por ejemplo- que una representa el pasado de la persona y la otra el futuro, o bien que son los el polo negativo y el positivo, incluso que una representa el plano espacial (espacio) y la otra el temporal (tiempo).

Referente a estos dos rostros presentes en las hombreras del personaje de El Carro en el tarot, muchos especialistas coinciden en que puede tratarse de Urim y Thummim, dos instrumentos utilizados para vislumbrar la voluntad de Dios en referencia a eventos futuros. Según la religión cristiana, eran dos objetos o piedras depositadas en el pecho del Sumo Sacerdote de Israel, quien las utilizaba para obtener una respuesta afirmativa o negativa a una pregunta planteada al mismo Dios.

En el suelo se observan un puñado de plantas de color verde las cuales significan “unidad en las fuerzas terrenales”, así como esperanza y la pronta posibilidad de que los sueños se hagan realidad.

Detalle de la cabeza de la carta de El Emperador en el tarot de Marsella

La corona que porta el príncipe es completamente dorada, como lo son también sus cabellos: nos indican el gran poder de voluntad de esta carta del tarot, así como la actitud de cautela del personaje dirigida por el intelecto.

Detalle de la hombrera de la carta de El Emperador en el tarot de Marsella

En sus hombreras vemos dos Lunas en cuarto creciente y menguante, significado del transcurso temporal de los acontecimientos, así como los cambios y metamorfosis que éste causa en toda forma de existencia. La de la izquierda de la carta (hombro derecho del personaje) puede referir al pasado, mientras que la derecha (izquierda en el personaje) al futuro.

Detalle del grabado SM de la carta de El Emperador en el tarot de Marsella

La iniciales S.M. no son universales en las diferentes versiones del Tarot de Marsella, pues en ocasiones podemos encontrar L.M., V.T., o bien simplemente una sola letra, como una K. Incluso, en algunas ediciones podemos encontrar desde una gota de agua hasta un escudo completamente vacío.

Análisis de los caballos

Sin duda los dos caballos que tiran del carro en este Arcano del tarot son dos de los elementos más importantes y que, por la misma razón, llaman la atención en esta carta. Se considera que los dos caballos representan diferentes partes del ser humano y, por tanto, de su “alma”: el caballo rojo simboliza las pasiones y emociones, aquello vinculado a lo terrenal, mientras que el caballo azul representa lo intelectual y la capacidad de reflexión, aquello más vinculado al lo psíquico.

Esta analogía nos lleva a pensar mucho en el “Mito del carro alado” del filósofo griego Platón. En esta alegoría, el pensador griego explica la visión que tiene del alma humana:

“El alma es como un carro de caballos alados y un auriga que forman una unidad. Ahora bien: los caballos y aurigas de las almas de los dioses son todos buenos y de excelente linaje; los de las otras almas, sin embargo, son mezclados. Nuestro auriga gobierna a la pareja que conduce; uno de sus caballos es bello y bueno y de padres semejantes, el otro es lo contrario en ambos aspectos. De ahí que la conducción nos resulte dura y dificultosa.”

Platón (427 AC-347 AC)

Filósofo griego

Así, el conductor del Carro representa el intelecto y la razón del ser humano, mientras que los dos caballos simbolizan los impulsos racionales y morales (caballo azul) y las pasiones irracionales y tentaciones (caballo rojo); el príncipe de nuestro arcano lo que intenta es que ambos caballos se dirigen hacia la misma dirección y que le dirijan hacia la iluminación.

Leyendo la cita y la explicación anterior, se aprecia una clara referencia de esta carta a los mismos temas que ya trato Platón en ese mito. En ambos casos podemos decir que lo que se intenta representar y explicar es la naturaleza conflictiva del alma humana.

Ahora bien, en este Arcano Mayor del tarot, el príncipe guerrero ya parece avanzar desde la victoria y no hacia ella, ya que esta carta de El Carro significa que la duda ha finalizado y que se sale vencedor de una situación con seguridad y determinación, sin mira atrás.

Lectura de esta carta en una tirada

Sin ninguna duda, El Carro es una carta de máxima suerte en el tarot, de éxitos y una señal de que todas las dificultades se superarán.

Suele indicar -o aconsejar- al consultante que ha de persistir centrado y tener el control de todas las fuerzas que le rodean para poder dirigirse al éxito, sobretodo mediante la perseverancia y la voluntad. Tal vez sea el momento de salir de un conflicto y de tomar alguna decisión importante con la seguridad y tranquilidad de que posteriormente se conseguirá una situación positiva y estable.

Ahora bien, también puede indicar la presencia de influjos negativos, por lo que es un buen momento para ser resolutivo y decidido y actuar basándose en los propios pensamientos más que en aquello que dicen o piensan los demás.

A menudo, suele indicar que el consultante está a punto de realizar algún viaje, o bien que sería recomendado hacer uno -en este caso viajes por tierra. Asimismo, puede señalar la compra u adquisición de un nuevo medio de transporte, como una motocicleta o un coche.

En el terreno de la salud, es una carta que indica vitalidad y energía, y que cualquier enfermedad presente o venidera en un corto periodo será superada con máxima satisfacción.

A nivel económico y laboral, este Arcano anuncia ganancias, movimiento de dinero y éxito en negocios o acciones financieras.

También, para muchos expertos, es una carta que tiene relación con renombre y notoriedad en el mundo del cine y de la televisión, pues el personaje principal se exhibe triunfante y glorioso como si estuviera enmarcado para un cuadro o bien como un monologuista en un teatro.

Así, El Carro nos muestra que no hay luz sin oscuridad, que la vida implica disputas y responsabilidades, por lo que este Arcano nos invita y nos incita a cultivar nuestra capacidad para poder dominar y estabilizar aquellas fuerzas antagónicas presentes en nosotros mismos y así poder dirigirnos hacia el éxito y la estabilidad.

Combinaciones de El Carro

A continuación, podemos ver algunas de las combinaciones de este Arcano Mayor con otras cartas cuyo resultado es importante tener en cuenta:

El Carro + El Loco

Carta de El Carro en el Tarot de Marsella
Carta El Loco en el Tarot de Marsella

“Se acerca una etapa en la que las relaciones personales se caracterizarán por la inestabilidad; las relaciones más íntimas serán fugaces y pasajeras. Será muy difícil que pueda contar con sus amistades más cercanas en estos momentos.”

El Carro + El Emperador

Carta de El Carro en el Tarot de Marsella
Carta El Emperador en el Tarot de Marsella

“Está combinación es difícil de superar: todo irá de la mejor manera posible. Disfrutará de una mejora a nivel social y de firmeza en aspectos económicos. Es altamente posible que acierte a la hora de invertir su dinero.”

El Carro + La Fuerza

Carta de El Carro en el Tarot de Marsella
Carta de La Fuerza en el Tarot de Marsella

La energía rebosará en usted; sin embargo ha de tener cuidado pues podría desembocar en confusión y desorden mental si no es capaz de controlarla. Es posible que sufra de alta tensión, por lo que esta combinación le indica que ha de cuidarse.”

Explora otros Arcanos: