ARCANO MAYOR XV

El Diablo en el tarot

Carta El Diablo en el Tarot de Marsella

“Hay que recordar que el diablo tiene sus milagros, también.”

Juan Calvino (1509-1564)

Teólogo francés.

Elementos

Tierra

Asociación astrológica

Saturno y Capricornio

Significados

  • Ataduras
  • Ignorancia
  • Inconsciente
  • Materialismo
  • Mentiras
  • Pasiones
  • Represión
  • Tentación

Introducción a este Arcano

El Diablo en el tarot es un Arcano que trata de todas las barreras y ataduras que bloquean nuestra evolución personal, ya sean pasiones incontrolables, tentaciones, obsesiones materialistas, ignorancia, negatividad o fanatismo, entre otras. Es un personaje que recuerda, en parte, a la figura presentada por el cristianismo: aquel ser tentador y malvado que busca, con distracciones materialistas y de bajo nivel, llevarnos por el camino del mal.

Su nombre proviene del latín, el cual, a su vez, lo heredó de la palabra griega “diábolos”, cuyo significado es “separar” y “dividir”, es decir, crear odio, envidia, celos.

Sin embargo, este Arcano del tarot es también un puente entre esa oscuridad y la luz que existe cuando se sale de ella. Y es que no hay luz sin oscuridad ni felicidad sin tristeza… El Diablo nos da la oportunidad de liberarnos de nuestros grilletes y encontrar la auténtica libertad.

Así, este Triunfo es una poderosa fuerza que puede ser negativa pero también positiva, por lo que es muy importante tener en cuenta su posición en una tirada, qué cartas tiene a su lado y qué clase de preguntas se le formula.

En astrología se relaciona esta carta con el signo zodiacal del Capricornio.

Descripción de la carta de El Diablo

En esta carta del tarot vemos a una figura humanoide con alas de murciélago y garras de animal. Este personaje, que parece ser una representación del mismo Diablo, se encuentra de pie, sobre una pequeña superficie de color carne, adoptando el rol principal en este naipe.

Sus alas y pantalones son de color azul, porta un cinturón de color rojo, su cabello -cuyo peinado resulta muy peculiar- es de color amarillo y presenta el torso completamente desnudo: en él, podemos ver la forma de unos pechos femeninos y, a la vez, un “miembro” masculino, lo que indica que se trata de una figura hermafrodita. En su mano izquierda porta una especie de espada de color blanco, la cual sostiene por su filo y no por su -inexistente- empuñadura.

A los pies de esta figura alada vemos un par de personajes que recuerdan a unos “diablillos”: completamente desnudos, con un cuerpo humanoide pero con patas, cola y cabeza animales, si bien su expresión facial es casi en su totalidad humana.

A pesar de estos rasgos animales, podemos ver que el de la izquierda tiene unas facciones más femeninas que el de la derecha; ambos portan una especie de corona roja con un par de cuernos de color negro. Sus expresiones son alegres, y tienen las manos ocultas detrás de su espalda, mientras que sus pies parecen raíces que se hunden en el suelo de color negro.

Por otra parte, se ha de destacar cómo ambos diablejos están “atados” por medio de una cuerda de color carne a una clase de recipiente de color rojizo, en la zona central inferior de la carta.

Carta de El Diablo en el tarot Universal de Waite

Carta de El Diablo en el Tarot Universal Waite

En la carta de la baraja Universal de Waite vemos una representación de El Diablo mucho más terrorífica: la figura parece gigantesca comparada con sus “prisioneros”, se encuentra de cuclillas sobre columna de piedra mientras nos enseña una sonrisa completamente diabólica y un pentagrama invertido en su frente. Su mano izquierda se encuentra abierta sobre la cabeza de la mujer, mientras que en la derecha tiene una especie de llama de color grisáceo.

Esta vez no hay diablillos, sino Adán y Eva, los mismos que en el naipe de Los Enamorados en el tarot, pero ahora encadenados y completamente prisioneros de las tentaciones que esta figura representa.

Explicación de los colores

Dos colores llaman más la atención que otros en esta carta: el azul y el color carne.

El azul de las alas y de las mallas de El Diablo indica que este Arcano, en última instancia, es una oportunidad para elevarse a un plano superior en sentido espiritual. Por otra parte, el color piel que vemos en los cuerpos de los tres personajes y en la soja que “aprisiona” a los diablillos significa ese elemento “carnal” del naipe, así como de las pasiones y deseos que son los responsables de atarnos a su materialidad.

Vemos el color rojo presente en varios puntos: (1) en el cinturón de El Diablo, cercano a su zona genital, es un claro indicador de que está atado en gran medida a las pasiones; (2) el rojo de las coronas de los diablillos, por otro lado, denota que las pasiones tienen un control total sobre su mente, sobre sus acciones y sobre sus motivaciones; finalmente, (3) la estructura a la que están atados los dos seres engloba la totalidad de esta prisión que representan las pasiones carnales.

El amarillo es un color poco presente pero muy importante: el cabello (incluso, tal vez, cuernos “camuflados”) de este color nos enseña que, en última instancia, El Diablo es una carta que pertenece a un plano de iluminación intelectual superior, cercano a las propias leyes divinas.

Para finalizar, el suelo presenta dos niveles distintos: uno de color amarillo con trazos negros, señal de que la voluntad del hombre está en constante oscuridad e influenciada por pecados e ignorancia, y el otro nivel de color completamente negro, sinónimo de la total negatividad y materialidad a la que estamos “arraigados” y de la que buscamos escapar.

Significado de El Diablo en el tarot

En significado de El Diablo en el tarot, principalmente, se suele asociar con “fuerzas del inconsciente”, “esclavitud”, “pasión”, “represión”, “ataduras”, “tentaciones”… Pero también con “creatividad” y oportunidad de “crecimiento”. En líneas generales, es una carta que nos muestra aquellas lujurias y pasiones de las que somos prisioneros desde el primer momento en que tomamos conciencia de nuestra materialidad.

Las alas de El Diablo contrastan con las alas angelicales del Triunfo anterior, la carta de la Templanza, así como con las alas del Cupido que vimos en el Arcano Mayor VI (Los Amantes o Enamorados del tarot): es una señal de misterio, noche y oscuridad, propias de un animal como el murciélago. Sin embargo, esas mismas alas son las que tienen la posibilidad de volar, por lo que, sin duda, El Diablo es una de las cartas que mejor representa la idea de que los estadios evolutivos del ser humano van desde los niveles más bajos, arraigados a lo material y carnal, hacia los niveles más elevados, aquellos que se desprenden de la materia, es decir, intelectuales y espirituales.

Los dos personajes de la parte inferior, los diablillos, son un cruce entre humanos y bestias, lo que significa que no debemos olvidarnos de nuestra parte animal, pues es nuestro objetivo controlarla y guiarla hacia un estadio de consciencia superior.

Estos seres permanecen atados por la cuerda de color carne, es decir, por sus deseos, y son esclavos de todo lo que El Diablo representa. Asimismo, ambos seres representan el aspecto femenino y masculino del ser humano, y ambos aspectos fusionados en la figura hermafrodita del centro. Por otra parte, esa cuerda no solamente representa las ataduras externas, sino las que nosotros mismos nos auto imponemos (en su mayoría, sin darnos cuenta).

No todo es negativo en este Arcano: al igual que ya vimos en La Muerte (Arcano XIII), El Diablo es una carta que nos da la oportunidad de evolucionar a un estadio superior. Y es que su significado no es otro que el aceptar nuestras barreras y limitaciones, tanto impuestas por fuerzas externas como por nosotros mismos, lo que nos permite llegar a un autoconocimiento superior de nuestro yo interior.

Detalle cabeza de la carta El Diablo en el tarot

El Diablo mira de frente, lo que denota una acción directa. Vemos que sus cabellos se confunden con una especie de cuernos de venado, ambos de color amarillo: una inteligencia y voluntad superior rigen las acciones en esta carta.

Detalle mano derecha de la carta El Diablo en el tarot

Su mano derecha se dirige hacia arriba, lo que señala que el objetivo final es elevarse hacia la espiritualidad. Al mostrarse la palma abierta y encima del diablillo femenino, nos señala la parte receptiva de la carta.

Detalle espada de la carta El Diablo en el tarot

El Diablo sujeta la espada de color blanco, símbolo de pureza, sin embargo lo hace por el filo, por lo que realmente no tiene completo control sobre ella y denota que la acción no es pura, oponiéndose al control perfecto que La Justicia hacía de este arma.

Ahora bien, no todas las pasiones que representa esta carta son malas: es importante siempre un punto de pasión, por ejemplo, para realizar nuestro trabajo, crear alguna obra de arte o, incluso, demostrar amor hacia otras personas. Esta carta nos advierte que no debemos caer presos de estas pasiones pero que si las controlamos nos conducirán a un nivel de consciencia y felicidad superior.

Lectura de esta carta en una tirada

Sin duda, este Arcano Mayor número XV asusta al consultante cuando aparece en una tirada de tarot, ya que, sin necesidad de saber mucho sobre esta carta, nos transmite negatividad, oscuridad y peligro. Es por ello que, principalmente, suele significar que el consultante atraviesa una etapa oscura, pesimista y de falta de creencia en sí mismo, y que, seguramente, no se ha tomado consciencia aún de ello ni de las posibles consecuencias que puedan acontecer.

Es un momento para inspeccionar nuestro apego a los bienes materiales y reflexionar si realmente estamos sufriendo una etapa de dependencia de todo lo relacionado con lo material, lo físico y lo carnal: dinero, vehículos, relaciones destructivas, vicios, desenfrenos, etc.

El Diablo nos muestra que tal vez estamos atrapados en una situación que está creando una telaraña de negatividad en todo nuestro alrededor (posiblemente generada por uno mismo). Ahora bien, el problema puede venir también del exterior, producto de una mentira: se ha de meditar si alguna mala relación o influencia externa nos está afectando en nuestro día a día. Es por ello que es hora de preguntarnos: ¿Son mis pensamientos veraces? ¿Son míos? Es una época en la que se ha de observar qué personas están influyendo negativamente en nosotros y separarnos de ellas.

Este Arcano es sinónimo de “pasiones”, por lo que puede indicar en una tirada de tarot que estamos cerca de vivir algún tipo de arrebato pasional por alguna persona. Ahora bien, nos advierte que tengamos cuidado pues esta gran pasión es muy cercana a considerarse una tentación y una aventura amorosa que puede acarrear consecuencias importantes en el futuro.

En la misma línea de las relaciones y el amor, El Diablo nos invita a preguntarnos si estamos en alguna relación problemática o difícil, incluso si estamos teniendo el tacto y la empatía suficiente con nuestra pareja y amistades cercanas.

Referente a la salud, esta es una carta que indica enfermedad y debilidad. Es un momento para huir de los excesos y de los vicios, incluso sexuales. Hemos de tener cuidado, pues, en temas relacionados con las drogas, el alcohol y el sexo.

Es una carta positiva en aspectos laborales; ahora bien, no en cualquier actividad, sino en las relacionadas las finanzas, los préstamos, etc. Es un naipe que nos advierte de ir con cuidado en temas relacionados con dinero y trabajo que tengan que ver con actividades ilícitas.

Si hablamos de dinero, cuando este Triunfo sale en una lectura de tarot, indica que muy posiblemente tengamos una inyección de dinero importante próximamente, pero que ha de ser tratada con cuidado para no caer en una posterior ruina.

Como se ha comentado más arriba, no todo es negativo en esta carta, pues también es una señal o augurio de una etapa de creatividad que ayudará a explotar todos nuestros talentos.

Combinaciones de El Diablo

A continuación, podemos ver algunas de las combinaciones de este Arcano Mayor con otras cartas cuyo resultado es importante tener en cuenta:

El Diablo + La Muerte

Carta El Diablo en el Tarot de Marsella
Carta La Muerte en el Tarot de Marsella

“En el plano sentimental las cosas empezarán a ir de una manera contraria a sus deseos; se vaticinan varios inconvenientes en la vida amorosa. El Arcano XIII es una señal de una probable separación, no solamente a nivel de pareja sino de amistades cercanas.”

El Diablo + La Justicia

Carta El Diablo en el Tarot de Marsella
Carta La Justicia en el Tarot de Marsella

“Esta combinación señala relaciones fuertes y positivas, con un alto nivel de armonía. Es muy probable que pronto se cierre un problema con el que ha estado lidiando un largo tiempo.”

El Diablo + El Mundo

Carta El Diablo en el Tarot de Marsella
Carta El Mundo en el Tarot de Marsella

“Esta es una combinación muy poderosa: anuncia éxito social, debido, principalmente, a una actitud de liderazgo y confianza en su potencial. El Mundo es una señal de éxito y recompensas muy próximas.”

Explora otros Arcanos: