ARCANO MAYOR VIIII

El Ermitaño en el tarot

Carta de El Ermitaño en el Tarot de Marsella

“Quizás la oscuridad comience a disiparse de modo que el silencioso mensaje del Ermitaño aparezca claramente para todos nosotros: «Cada uno de nosotros debe descubrir su propia luz interior (…).»”

Sallie Nichols

Jung y el Tarot (1980)

Elementos

Tierra

Asociación astrológica

Mercurio y Virgo

Significados

  • Soledad
  • Búsqueda
  • Sabiduría
  • Introspección
  • Guía
  • Crisis
  • Tránsito
  • Prudencia

Introducción a este Arcano

Un ermitaño es una persona que vive sola, aislada de la sociedad, y dedica su tiempo a la contemplación, a la reflexión y a la búsqueda de su yo interno. El Ermitaño en el tarot representa exactamente eso: la búsqueda de nuestra voz interior, de la parte mas interna y personal de nosotros mismos; es el consejero que dice “conócete a ti mismo”.

Esta carta es el arcano mayor número VIIII, un número que en numerología significa final y a la vez comienzo: el final de un ciclo y el estado de preparación para empezar una nueva etapa en la existencia. Es la carta que representa los momentos de nuestra vida en los cuales tenemos la necesidad de cuestionar lo establecido y evidente, así como aquellas ideas que hemos adquirido, o bien mediante la educación impuesta, o bien mediante nuestras propias experiencias.

Se diferencia del Arcano Mayor V (carta de El Papa en el tarot), en que este se dirigía hacia lo espiritual e intelectual, mientras que este Arcano realmente desconoce hacia dónde ha de dirigirse. Es por eso que no solo es sinónimo de suprema sabiduría, sino también de una acentuada crisis personal.

En astrología se suele relacionar a esta carta con el reservado, perfeccionista y sexto signo del zodíaco: Virgo.

Descripción de la carta de El Ermitaño

En esta carta del tarot vemos a un hombre, ni joven ni anciano, de pie -aunque transmitiendo que se dirige hacia algún lugar- y que porta un candelabro en su mano derecha y un bastón en la izquierda. El candelabro lo levanta a la altura de su cabeza, mientras que parece utilizar el bastón para caminar, apoyándolo sobre el terreno.

Parece dirigir su cuerpo hacia la izquierda, si bien podemos observar su rostro ligeramente girado hacia nosotros. Viste unas ropas de color rojo con trazos de color negro en la zona de las piernas por muchas rayas de color negro; le cubre una gran túnica de color azul, la cual, a su vez, deja ver una capota de color rojo cuyo extremo presenta una pieza redonda de color amarillo y trazos negros. A su vez, podemos observar que una determinada parte de su manto (en la zona interior exactamente) es de color amarillo y trazos negros.

La lámpara se presenta una forma hexagonal principalmente de color amarillo, si bien su centro es de color rojo. El suelo por el cual el Ermitaño camina -o espera- es de color amarillo, también con trazos de color negro.

Su cabello, su rostro y su barba, al igual que el bastón, son de color carne. El fondo de la carta es completamente blanco.

Carta de El Ermitaño en el tarot Universal de Waite

Carta de El Ermitaño en el Tarot Universal Waite

Ambas cartas sos muy parecidas, si bien una de las principales diferencias entre la de Waite y la de Marsella es que, en la primera, la lámpara no está en contacto -en la parte inferior- con las ropas del personaje. Por otra parte, en esta carta del tarot, vemos cómo El Ermitaño -el cual no parece tan anciano esta vez- permanece de pie delante de un posible precipicio, mientras dirige su mirada hacia él. Esta vez sí que vemos sus pies, los cuales calzan unas sandalias, pero no vemos sus cabellos, cubiertos completamente por su capucha.

Explicación de los colores

El manto de color azul de El Ermitaño hace referencia a la parte contemplativa y reflexiva de este arcano, así como a la devoción necesaria para hacer una incursión hacia el conocimiento de nuestro yo interno.

El hecho de que el manto también tenga una parte amarilla indica que esa contemplación ha de ir acompañada de intelecto y de cautela; de hecho, esa misma parte del manto es la que está en contacto con la lámpara, el elemento que permite “vislumbrar” lo que parece oculto.

Por su parte, la lámpara de color amarillo es sinónimo en el tarot de iluminación y a la vez de voluntad; la zona central roja nos indica que no todo en ella es intelecto, sino que hay reminiscencias -aún- de los deseos y de las pasiones terrenales.

El ropaje y el capuchón, ambos de color rojo, son indicativos de la parte material que está envuelta y contenida por la parte inconsciente y devota del Ermitaño (el manto azul antes mencionado); ahora bien, que la parte final de la capucha sea de color amarillo denota que, en última instancia, es el intelecto el que tiene la última palabra en la búsqueda que el persona intenta realizar.

El color carne presente en el rostro y cabello del personaje, así como en el bastón, corresponde con la parte mas humana de esta figura: aquella referente a los aspectos morales que este arcano lleva consigo.

Los trazos negros presentes en varias partes de la carta representa que el misterio y lo oculto, aquello que ignoramos, estará presente constantemente en esta búsqueda contemplativa de la verdad interior.

El blanco del fondo de la carta alude a la pureza y a la iluminación que hacen presencia en el camino del personaje.

Significado de El Ermitaño en el tarot

El Ermitaño en el tarot significa “búsqueda interior”, “introspección” y “soledad”, pero también “guía”, “crisis”, “búsqueda”, “tránsito” y “sabiduría”. Es una carta que refiere a jefes espirituales o bien a personas que andan necesitadas de un empujón o de una guía espiritual. Este arcano nos convida a pensar en silencio y soledad, a meditar y reflexionar sobre nuestros objetivos para el futuro.

Asimismo, esta carta puede hacer muchas veces referencia a aquellos peligros a los que uno ha de entregarse o hacer frente de manera individual y solitaria, para así encontrarse a uno mismo o, tal vez, alcanzar a Dios.

La lamparilla de forma hexagonal que porta el personaje en su mano izquierda -de color amarillo y rojo- denota que cualquier averiguación a realizar en la búsqueda de la verdad (indicado por el blanco del extremo superior) ha de implicar tanto el plano terrenal como el  intelectual. Esta “linterna” podemos asociarla como el “elemento del conocimiento”: el personaje la levanta a la altura de los ojos, iluminando el recorrido hacia la verdad.

El Ermitaño es un una figura que lleva una gran cantidad de ropas, algo que nos transmite una sensación de baja temperatura, de frialdad, propias de una persona que decide aislarse de la sociedad para iniciar un recorrido individual hacia el conocimiento. El gran manto azul que lleva el personaje refiere a la parte reflexiva y contemplativa, así como al carácter de receptividad de toda la carta.

Llama la atención que el personaje parece tener la espalda torcida, jorobada, lo que tal vez indique que no viaja realmente “solo” sino que carga con una experiencia acumulada en su pasado.

Los tres surcos sobre la frente no solo transmiten la avanzada edad del personaje sino también la gran actividad mental que le caracteriza.

El suelo amarillo y negro significa que es necesaria cautela ante lo que se presenta misterioso, ante aquello que ignoramos. Es por esa razón que este Triunfo se ayuda de un bastón de color carne -el cual toca dicho suelo- para caminar: es una creación material como resultado de toda su experiencia y que le permitirá avanzar con más firmeza y seguridad a través de ese largo y desconocido camino.

Detalle lámpara en carta de El Ermitaño en el tarot de Marsella

La linterna que porta El Ermitaño es la fuente de luz que le guía hacia la verdad. El color blanco en la parte en la que el personaje sostiene esta lámpara indica que su activación se basa en la experiencia, mientras que el amarillo y el rojo indican cautela y fortaleza, respectivamente.

Detalle capuchón en la carta de El Ermitaño en el tarot de Marsella

La capucha roja presenta un detalle amarillo al final: significa que, en última instancia, el intelecto y la voluntad lograrán aparecer y ayudar a controlar toda fuerza o energía relacionada con la pasión y el deseo.

Detalle bastón en la carta de El Ermitaño en el tarot de Marsella

El Ermitaño apoya su bastón color carne sobre un suelo de color amarillo con trazos negros, indicándonos que sus pasos han de seguir la estela de la inteligencia, si bien su punto de apoyo sea completamente material.

Así, El Ermitaño es una convocatorio a buscar el significado de nuestra vida, a preguntarnos sobre todo y encontrar tales respuestas dentro de nosotros mismos.

Lectura de esta carta en una tirada

En una lectura del tarot, El Ermitaño nos invita a dejar de manera autónoma el entorno confortable en el que nos encontramos para realizar la búsqueda de la verdad sobre nosotros mismos. Indica al consultante la importancia de pensar, reflexionar y meditar con detenimiento, teniendo en cuenta el conjunto de la sabiduría adquirida durante su vida en todas las situaciones conflictivas o importantes que se le están presentando.

Es el mejor momento para “ser uno mismo”, pues la respuesta a los asuntos que nos preocupan está en nuestro interior.

En caso de que tengamos dificultades para encontrar la vía individual y auto contemplativa, este arcano suele indicar, también, la aparición de alguna persona en nuestro círculo social que puede tomar ese rol de guía espiritual, aportándonos claridad en nuestras ideas y ayudándonos a definir mejor nuestros objetivos.

En lo referente a las relaciones amorosas, este arcano nos avisa – y advierte- que tengamos cuidado en iniciar compromisos a largo plazo. Hemos de analizar nuestros propios sentimientos y experiencias pasadas y así entender mejor nuestras ideas acerca del amor y acerca de lo que buscamos en la otra persona antes de iniciar un romance.

Suele significar éxito en aquellas tareas laborales que impliquen investigación, ya sea científica o filosófica; la responsabilidad y la concentración estarán de nuestro lado.

Si hablamos de dinero, El Ermitaño en el tarot nos invita a ser precavidos e intentar ahorrar lo que podamos. Es una carta que no denota éxito en este campo pero sí seguridad si somos capaces de meditar y reflexionar con objetividad para discernir entre aquello que realmente necesitamos de aquello que no.

En temas relacionados con la salud, esta carta indica que daremos con el mejor remedio si alguna enfermedad aparece. Es una carta que señala salud estable, pero no una salud robusta y sólida.

Combinaciones de El Ermitaño

A continuación, podemos ver algunas de las combinaciones de este Arcano Mayor con otras cartas cuyo resultado es importante tener en cuenta:

El Ermitaño + La Emperatriz

Carta de El Ermitaño en el Tarot de Marsella
Carta La Emperatriz en el Tarot de Marsella

“En referente a sus relaciones, tanto sociales como sentimentales, actuará con la prudencia justa para que estas sean satisfactorias y alegres. La Emperatriz, además, indica que conseguirá la comprensión que ha estado buscando.”

El Ermitaño + La Muerte

Carta de El Ermitaño en el Tarot de Marsella
Carta La Muerte en el Tarot de Marsella

“Si es dueño de alguna empresa o está dedicando mucha energía a algún proyecto, esta combinación señala que será víctima de engaños y estratagemas que bloquearán su correcto desarrollo. El arcano XIII, además, indica que existe alguna actividad que está a punto de terminar.”

El Ermitaño + El Sol

Carta de El Ermitaño en el Tarot de Marsella
Carta El Sol en el Tarot de Marsella

“Sus posesiones materiales se verán incrementadas y será testigo de cómo su economía vive una etapa de equilibrio y tranquilidad. La combinación con El Sol señala que, muy pronto, uno de los problemas que más le preocupan desaparecerá.”

Explora otros Arcanos: